domingo, 15 de enero de 2017

424 DESCARTES Y LA EDAD MODERNA



4.2.4. Estima el esfuerzo de la filosofía de Descartes por contribuir al desarrollo de las ideas y a los cambios socioculturales de la Edad Moderna, valorando positivamente la universalidad de la razón cartesiana.

La filosofía de Descartes significa rompe con el pensamiento antiguo y medieval. y sienta las bases teóricas de la Modernidad.
La metafísica de la subjetividad, favorecerá la autonomía del individuo que se convertirá en individualismo que favorecerá el capitalismo y a la sociedad burguesa,
Por otro lado la ciencia mecanicista favorece el desarrollo técnico y el dominio de la naturaleza. La revolución científica creará las condiciones para la revolución industrial y la conquista del poder por la burguesía.

El problema del conocimiento es central en la filosofía moderna. Descartes comienza buscando un nuevo método, una nueva manera de filosofar: desde el yo que piensa. Esto caracteriza a la modernidad: el papel y la importancia del sujeto, de la subjetividad, del individuo, en el que crece cada vez más la conciencia de su autonomía y libertad.

La filosofía cartesiana se fundamente en el yo, en la conciencia. La filosofía anterior (antigua y medieval) había sido básicamente realista: afirma el ser, la realidad de las cosas, fuera de nosotros e independientemente de nuestro conocimiento. El conocimiento sería un mero reflejo de la realidad, conocemos las cosas tal y como son.

En Descartes, aparece un germen de idealismo: sólo conocemos lo real, por medio de nuestras ideas. No conocemos directamente las cosas, sino nuestras ideas de las cosas. El criterio de verdad radica en el sujeto que conoce, no en el objeto conocido, las ideas claras y distintas son evidentes y verdaderas.

La filosofía moderna se fundamenta la Razón abstracta. Esto permite proclamar la dignidad del ser humano como ser racional, de la que se derivan los Derechos Humanos. Pero produce la creencia en la idea de progreso que es un mito que se justifica a si mismo y la creencia en la superioridad de la cultura occidental, que justifica la expansión colonial por todo el globo. Como el «Yo» se ha puesto en el centro, tiende a acapararlo  todo. Esta expansión se apoya en el capitalismo voraz basado en el intercambio mercantil. .

Descartes concibe la filosofía (entendiendo por tal el conjunto del saber) como un árbol, cuyas raíces son la metafísica, cuyo tronco es la física y las ramas las demás ciencias. Su ideal no es el de la ciencia especializada y profesionalizada, sino la del hombre que busca la sabiduría.

Sin embargo el posterior desarrollo de la ciencia moderna, de la que él mismo ha creado los fundamentos, destruirá este ideal. La desvalorización de la naturaleza, reducida a simples mecanismos, la convierte en un campo de expansión para la voracidad tecnológica. El reduccionismo mecánico cartesiano dejará paso al reduccionismo químico. Se reduce la biología a simple química.




http://www.nodulo.org/ec/2016/n168p09.htm












jueves, 12 de enero de 2017

422 DESCARTES


4.2.2. Comprende y explica con claridad, tanto en el lenguaje oral como en el escrito, las teorías fundamentales de la filosofía de Descartes, analizando el método y la relación entre conocimiento y realidad a partir del cogito y el dualismo en el ser humano, comparándolas con las teorías de la Filosofía Antigua y Medieval


René Descartes es considerado el padre de la filosofía moderna y uno de los principales filósofos racionalistas. El racionalismo y el Empirismo son las dos grandes corrientes de pensamiento que se desarrollan en la Edad Moderna.

El Racionalismo considera que la razón es la principal fuente de conocimiento.
Poseemos ideas innatas que están potencialmente en nosotros desde que nacemos. La matemática es considerada modelo de la ciencia y del conocimiento.

Descartes intentará construir una filosofía que a su vez sea fundamento de toda verdad y toda ciencia. La razón es una y común a todos los seres humanos: éstos podrán utilizarla mejor o peor. Descartes propone un método nuevo, que es lo que le ha faltado en su opinión a la filosofía anterior.

      “Toda la filosofía es como un árbol cuyas raíces son la metafísica, el tronco          es la física y las ramas que salen de este tronco son todas las demás ciencias,        las cuales se pueden reducir a tres principales: la medicina, la mecánica y la          moral. Quiero decir la más elevada y perfecta moral que, al presuponer un             completo conocimiento de las otras ciencias, es el ultimo grado de la                     sabiduría”

El método cartesiano tiene cuatro reglas básicas:

1ª EVIDENCIA No admitir jamás como verdadero cosa alguna sin conocer con evidencia que lo era.

2ª ANÁLISIS Dividir cada una de las dificultades que examinase en tantas partes como fuera posible y como requiriese para resolverlas mejor.

3ª SÍNTESIS Comenzar por los objetos más simples y más fáciles de conocer para ascender poco a poco, como por grados, hasta el conocimiento de los más compuestos.

4ª COMPROBACIÓN Realizar en todo unos recuentos tan completos y unas revisiones tan generales que pudiese estar seguro de no omitir nada


La filosofía de Descartes comienza con la duda. Duda de todo aquello que ofrezca el más mínimo resquicio de duda. Se trata de una duda metódica. La primera regla es dudar de todo aquello que no sea del todo evidente.
No es una duda escéptica, no niega la posibilidad de conocer.

Comenzamos dudando de nuestros sentidos. Si los sentidos a veces nos engañan, entonces tenemos motivo para dudar de ellos. Es posible que las cosas no sean tal como nosotros las percibimos. También podemos dudar de la existencia de las cosas mismas, podríamos estar soñando. También podemos dudar de nuestra razón, a veces nos equivocamos al razonar.

Así llegamos a la primera certeza, pues para ser engañados tenemos que existir. Pienso luego existo. Cogito ergo sum. Duda y certeza son términos opuestos. Pero curiosamente, alcanzamos la certeza al final de un proceso de duda radical,

El cogito no es propiamente un razonamiento sino una intuición, esto es, la captación intelectual directa de una idea o concepto claro y distinto. Es una verdad absolutamente indudable. A partir de aquí debe levantarse todo el
edificio de la filosofía; de esta verdad debemos deducir, con evidencia, todas las demás verdades.

Mas Descartes no se detiene aquí. Olvidando por un momento que está
sometiendo todo a duda y que no puede todavía confiar en su propia razón, deduce partiendo del cogito, dos nuevas “verdades”. 

Pienso y soy. ¿Pero qué soy? Como Descartes duda de su propio cuerpo, entonces tiene que afirmar “yo no soy más que una cosa que piensa”. 

¿Cuál es la regla según la cual podemos afirmar que algo es verdadero y distinguirlo de lo falso o dudoso? El cogito es verdadero porque lo conozco de manera clara y distinta. Este es el criterio de verdad, es verdad lo que captamos de manera clara y distinta.

El error se da cuando juzgamos precipitadamente. Por eso es importante seguir las reglas del método.

Con el cogito sólo tenemos un yo que piensa. Piensa pensamientos. Tendrá que basarse en alguno de ellos para poder conocer nuevas verdades. Analizando los tipos de ideas, Descartes establece la distinción entre ideas FACTICIAS , inventadas o imaginadas. Ejemplo: “unicornio”, “sirena”), ADVENTICIAS que parecen provenir de los objetos exteriores a nosotros . Ejemplo: “cera”, “lirio” e INNATAS que están siempre potencialmente en nosotros, como implantadas en nuestra mente por la naturaleza o, más propiamente, por Dios. Ejemplo: “extensión”, “alma”, “Dios”).

Para seguir avanzando en su filosofía, para descubrir nuevas verdades, Descartes no encuentra otro camino que Dios.

Descartes demuestra la existencia de Dios diciendo que somos seres imperfectos y limitados (que dudamos, por ejemplo y ello es señal de imperfección, pues es más perfecto conocer que dudar). Ahora bien, en nosotros, en nuestra mente, encontramos la idea de Dios, la idea de un ser perfecto e infinito. Tal idea no la hemos podido producir nosotros, luego la idea de Dios ha sido puesta en nosotros por Dios, como la “firma” que pone el artista en la obra que realiza. Luego Dios existe.

Además, yo no me he causado a mí mismo, pues de lo contrario me hubiera dado
todas las perfecciones que soy capaz de concebir, sino que he sido causado por alguien superior a mí y capaz de hacer o crear todas las cosas. Éste es el segundo argumento,

Por último propone el “argumento ontológico”: En la idea de Dios (del ser perfecto) está comprendida la necesidad de su propia existencia, ya que la existencia es la primera de las perfecciones.

Para Descartes Dios, además de creador, es la verdad absoluta, el fundamento del conocimiento y garantía de toda verdad. El criterio de verdad está garantizado por la absoluta veracidad divina: podemos confiar en nuestra razón.

Además, en última instancia, Dios, que nos ha hecho, será la garantía de que nuestros sentidos tampoco nos confunden normalmente. Podemos aceptar que hay mundo y cosas materiales.


Dios es la sustancia infinita, que se caracteriza por la perfección. Existen para Descartes dos tipos de sustancias finitas. La sustancia extensa y la sustancia pensante. Toda la antropología cartesiana descansa sobre la distinción del cuerpo y del alma; el cuerpo es una sustancia cuya esencia es la extensión y el alma una sustancia cuya esencia es el pensamiento.

Para Aristóteles y santo Tomás, el alma es el principio de vida del cuerpo. Para Descartes el alma es enteramente distinta del cuerpo. El yo cartesiano es espíritu puro, más fácil de conocer que el cuerpo e independiente de éste, puede existir sin el cuerpo, es inmortal y libre.

El cuerpo, en cambio, depende de las leyes de la naturaleza. Es una especie de máquina compleja. Los animales son máquinas sin alma, pues no piensan: ni hablan ni obran con conocimiento. El cuerpo, igual que las cosas materiales, es llamado por Descartes res extensa. Se caracterizan por ocupar un lugar en el espacio. La magnitud, la figura, la situación, el movimiento o la duración, son modos, como los llama Descartes, o accidentes de la sustancia corpórea. Otras posibles cualidades de la materia, como la fuerza, o las llamadas cualidades secundarias (colores, olores, sonidos, etc.) le parecen a Descartes demasiado confusas, oscuras y, por tanto, rechazables.

De esta concepción de la res extensa se deriva una visión del mundo mecanicista, que se basa en la extensión y en el movimiento

La relación entre cuerpo y alma es un problema difícil de resolver. Descartes intentará solucionarlo con la hipótesis de la glándula pineal (entre los dos hemisferios del cerebro) como el punto de unión entre el alma y el cuerpo. Dentro del racionalismo se propondrán otras soluciones.

El mundo queda sin alma, sin magia, sin ángeles ni demonios. La magia y la religión son sustituidas por la ciencia. Esto constituye el “desencantamiento” del mundo moderno, contra la que lucharán movimientos como el romanticismo. La Inquisición dejará de perseguir brujas y perseguirá herejes.





miércoles, 11 de enero de 2017

411 EL RENACIMIENTO

4.1.1.Comprende la importancia intelectual del giro de pensamiento dado en el Renacimiento

Renacimiento es el nombre dado a un amplio movimiento cultural que se produjo en Europa Occidental durante los siglos xv y xvi. Fue un período de transición entre la Edad Media y la Edad Moderna. Sus principales exponentes se hallan en el campo de las artes, aunque también se produjo una renovación en las ciencias. La ciudad de Florencia, en Italia, fue el lugar de nacimiento y desarrollo de este movimiento, que se extendió después por toda Europa.

El Renacimiento se basa en el humanismo, que es una revalorización del mundo y del ser humano a partir de la recuperación de la cultura grecolatina. Es un planteamiento antropocentrico, que sustituye el teocentrismo medieval.
El mundo, la naturaleza y el ser humano son vistos desde una nueva perspectiva, esto da lugar a nuevos enfoques en el arte, la política, la filosofía y las ciencias,

En la Edad Media la existencia humana es una preparación para la vida futura, la naturaleza aparece como un reflejo imperfecto de la divinidad y la materia como la sede del pecado. El ser humano debe aceptar con humildad la revelación y la autoridad de la Iglesia.

En el renacimiento el uso de la razón permite al ser humano ser consciente de su valor, ganar autonomía y confianza en su capacidad de perfeccionarse y mejorar el mundo.

El Renacimiento rompió con la tradición artística medieval, a la que calificó como un estilo de bárbaros, que más tarde recibirá el calificativo de Gótico. 
Sin embargo, los cambios tanto estéticos como en cuanto a la mentalidad fueron lentos y graduales. El concepto actual de renacimiento será formulado en el siglo xix por el historiador Jules Michelet.

Su desarrollo coincidió con el inicio de la Edad Moderna, marcada por la consolidación de los estados europeos, los viajes transoceánicos que pusieron en contacto a Europa y América, la descomposición del feudalismo, el ascenso de la burguesía y del capitalismo.

En el siglo XVI muchos pensadores estaban dispuestos a romper con las creencias aceptadas, Fueron procesados y excomulgados por la Inquisición todos los que se atrevieron a pensar libremente. La Contrarreforma es la culminación de este proceso. Italia deja de ser un lugar propicio para el desarrollo intelectual.








lunes, 9 de enero de 2017

412 MAQUIAVELO

http://www.mgar.net/var/maquiave.htm

4.1.2. Explica las ideas ético-políticas fundamentales de N. Maquiavelo, y compara con los sistemas ético-políticos anteriores

Maquiavelo es un pensador sin un sistema filosófico concreto, un humanista con nostalgia de la grandeza de la antigua Roma; patriota, sin principios éticos. Aplicó el sentido práctico. La política nada tenía que ver con la moral o la religión.

Para Maquiavelo el ser humano es por naturaleza perverso y egoísta, sólo preocupado por su seguridad y por aumentar su poder sobre los demás; sólo un estado fuerte, gobernado por un príncipe astuto y sin escrúpulos morales, puede garantizar un orden social justo que frene la violencia humana.

El Estado es una institución dotada de leyes propias y que no reconoce ninguna autoridad por encima de ella. El Estado no se rige por la religión o por la moral, sino por la necesidad de perpetuarse. El bien supremo es el poder del Estado.
El poder es de quien lo conquista, la fuerza crea el derecho.


El príncipe o el gobernante tendrá que recurrir a la astucia, al engaño y, si es necesario, a la crueldad. La virtud fundamental es la prudencia, para la conveniencia del Estado. El gobernante debe poseer  destreza, intuición y tesón, así como habilidad para sortear obstáculos, y "moverse según soplan los vientos". 

El político debe manipular en su beneficio la voluntad de los que le rodean. Debe ser astuto como un zorro para alcanzar y mantenerse en el poder. Pero además de usar la manipulacción y el engaño, debe ser fuerte como un león y capaz de utilizar la fuerza si es necesario.

No debe tener virtudes, solo aparentarlas. Si el interés de la patria exige traición o perjurio, se comete. "La grandeza de los crímenes borrará la vergüenza de haberlos cometido". Los medios no importan: no es necesaria la moral, sino un realismo práctico. Política y moral son dos ámbitos distintos e incluso contradictorios. El gobernante no debe tener escrúpulos éticos.

Para Maquiavelo la mejor forma de gobierno es la República: "el gobierno de muchos es mejor que el de unos pocos", y justifica la romana como la más perfecta. Aunque él era republicano y aspiraba a convertir a Florencia en un Estado fuerte, en El Príncipe acepta, como mal menor, que en ciertos momentos de corrupción y desorden es mas útil y eficaz la acción de un solo personaje, adornado de cualidades excepcionales.

Aboga por la creación de un ejército poderoso, formado no por mercenarios, sino por ciudadanos. Todos los estados cambian por evolución o por revolución, un estado que desee conservar su libertad o independencia debe mantenerse siempre en guardia. Italia, que ha alcanzado gran importancia en todas las artes, debe destacar también en la de la guerra.

En el último capítulo de Il Príncipe, titulado Exhortación a liberar Italia de las manos de los bárbaros, proclama lo que constituye la idea rectora de la obra: Italia debe hallar su gobernante y sacudir el yugo extranjero. Escribe: espero que algún príncipe... siguiendo estas normas mías, consiga enseñorearse de toda Italia y hacer de ella una país grande, compacto y rico como los otros que ahora predominan en Europa.

"No es, por tanto, necesario a un príncipe poseer todas la cualidades anteriormente mencionadas, pero es muy necesario que parezca tenerlas. E incluso me atreveré a decir que si las tiene y si las observa siempre son perjudiciales, pero si aparenta tenerlas son útiles; por ejemplo: parecer clemente, leal, humano, íntegro, devoto y serlo, pero tener el ánimo predispuesto de tal manera que si es necesario no serlo, puedas y sepas adoptar la cualidad contraria. Y si se ha de tener en cuenta que un príncipe, y especialmente un príncipe nuevo, no puede observar todas aquellas cosas por las cuales los hombres son tenidos por buenos pues a menudo se ve obligado, para conservar su Estado, a actuar contra la fe, contra la caridad, contra la humanidad, contra la religión. Por eso necesita tener un ánimo dispuesto a moverse según le exigen los vientos y las variaciones de la forma y, como ya dije anteriormente, a no alejarse del bien, si puede, pero a saber entrar en el mal si se ve obligado". (Maquiavelo, El Príncipe)

En la primera mitad del siglo XV predominó el humanismo ciudadano, de carácter republicano inspirado en Ciceron. En la segunda mitad predomina el humanismo cortesano. Los obras se dirigen a los gobernantes para ofrecerles consejos para un gobierno ideal. Se defiende la paz y la seguridad frente a la libertad política. Los gobiernos democráticos son propensos a las revueltas y al desorden. En esta corriente la postura más radical fue la de Maquiavelo.

Maquiavelo, se opone por completo la ética y la política que propusieron Platón, Aristóteles y los escolásticos, un hombre moral y honrado no puede ser un buen político. La virtud puede ser perjudicial para el político, por ejemplo la generosidad.

Los dos valores centrales del Renacimiento: racionalidad y libertad se aplican también a la visión renacentista de la sociedad. El progreso en la historia depende de la acción del hombre y no de la intervención divina. Para pensadores como Pico y Campanella el hombre es capaz de construir racionalmente una sociedad de seres libres e iguales. 

Maquiavelo no inventó el "maquiavelismo", esto es, la separación de la práctica política y los ideales cristianos; cualquier pequeño príncipe renacentista era ya un maquiavélico nato. El maquiavelismo, con su doctrina de la doble moral, tiene un paralelo en la doctrina de la doble verdad, que escindió la cultura de la Edad Media y dio paso al renacimiento. 

Durante siglos el Papado estuvo convencido del predominio divino sobre el poder temporal, el político, hecho que no admitía el último. Por ello, en ese tiempo, existió un enfrentamiento entre los dos poderes universales, surgiendo la teoría de las dos espadas, es decir, el símbolo del poder espiritual y el temporal. Ambos poderes estuvieron hasta el siglo XI, unidos en manos del Papa, el máximo exponente del poder divino en la Tierra. Así por ejemplo, un rey o emperador sólo podía ser coronado tal si el Papado daba el permiso para ello, aprobación que se vería escenificada en la ceremonia de coronación.
La teoría de la plenitudo potestatis en materia temporal y espiritual consigue una elaboración precisa en la bula Unam Sanctam del 1302 de papa Bonifacio VIII donde dice que no puede haber salvación ni perdón fuera de la Iglesia y que ésta solo tiene un jefe, Cristo y sus sucesores, que empezando por San Pedro poseen el poder de las dos espadas, la temporal y la espiritual cediendo esta última a reyes y caballeros que la habrán de utilizar a voluntad del sacerdote y en defensa de la Iglesia. También recalca en esta bula el hecho de que es siempre el poder espiritual quien ha de juzgar al temporal y en todo caso el poder espiritual inferior sería juzgado por el superior y que si es el supremo el que se equivoca nadie sino Dios puede juzgarlo siendo absolutamente necesario para la salvación que todos los hombres estén sometidos al Pontífice.

En los s. XII y XIII se produjo una amplia difusión de las ideas de Aristóteles a partir de diversas traducciones. La reacción de la Iglesia fue inicialmente de oposición, pero después lo fue aceptando. Siguiendo la teoría de Aristóteles de que el hombre era un animal político y social, Santo Tomás presentaba un equilibrio bastante inestable  ya que lo divino opera directamente en la naturaleza, en la comunidad natural de los hombres dirigidos por el Estado, y no a través de un vicario, perdiendo la Iglesia su supuesta preeminencia.

Esta nueva conciencia política se basa en la idea de soberanía que es el fundamento del nuevo estado moderno. la cual estaría avalada por los juristas romanistas y el germanismo por un lado y por tres grandes autores y pensadores con nombres propios que serían Dante, Juan de París y Marsilio de Padua por el otro. La autoridad no la derivan de Dios sino que decían que es del pueblo de donde los reyes reciben sus poderes a partir de una concesión o más concretamente de una abdicación siguiendo las tradiciones de Roma y Germania sin negar, por esto, una más alta investidura de Dios.

La doctrina política de Ockham se basa en la libertad del soberano temporal frente al papa. Guillermo se nos presenta como un defensor de la teoría de los dos poderes: para él, ni el papa ni el príncipe tienen pleno poder en su propio orden, pues existe un límite a ese poder en el bien común y en la libertad del individuo. Ockham resalta de manera especial la autonomía de la potestad civil, que no necesita ser legitimada por el poder espiritual, pues esta potestad civil es reconocida por el mismo Cristo. Asimismo se nos muestra como un pactista en lo que a la procedencia del poder se refiere, por lo que se le considera como uno de los padres de la democracia moderna y también un conciliarista, como Marsilio de Padua, en cuanto al ejercicio del poder dentro de las Iglesia.

Para Marsilio de Padua el estado es la reunión de hombres libres para vivir todos juntos de manera satisfactoria, conforme a unas normas. El pueblo traspasa el poder a un soberano, que debe asegurar la paz y el bienestar de todos los ciudadanos. Partiendo de este punto se deduce que todo poder, y por tanto, también el de la Iglesia, es delegado. En la medida en que sacerdotes y obispos ejercen autoridad, la reciben de manos de los laicos, no de Dios. Pocos juristas, legistas, teólogos o políticos, compartieron los radicales principios de Marsilio de Padua sobre la relación de la Iglesia y el Estado y en el siglo XV fue rechazado como hereje y encarnizado enemigo del papa. Su teoría laicista del Estado no fue aceptada, aunque sí su crítica a los abusos morales de la Iglesia.









martes, 29 de noviembre de 2016

EXAMEN PSICOLOGIA NOCTURNO DICIEMBRE


PUEDES ENCONTRAR LOS CONTENIDOS
EN EL SIGUIENTE ENLACE

APUNTES


1-La psicología en la antigüedad.
2-La psicología en la época moderna
3-El conductismo
4-Psicología humanista
5-Psicología de la Gestalt
6-Psicología cognitiva.

7-El Psicoanálisis
8-la teoría del cerebro triuno Paul MacLean
9-Lóbulos y funciones del cerebro
10-Partes y funcionamiento de las neuronas
11-La oxitocina
12-La serotonina
13-Electroencefalograma (EEG), Tomografía Axial Computerizada (TAC), Tomografía por emisión de positrones (PET)










sábado, 29 de octubre de 2016

FILOSOFÍA MEDIEVAL LOMCE




3.1.1. Explica el encuentro de la Filosofía y la religión cristiana en sus orígenes, a través de las tesis centrales del pensamiento de Agustín de Hipona. 


http://www.webdianoia.com/medieval/agustin/agustin_filo2.htm

La relación de los primeros pensadores cristianos con la filosofía fue compleja. Mientras unos mostraron su hostilidad hacia la filosofía, considerándola enemiga de la fe, otros vieron en la filosofía un arma para defender sus creencias religiosas. 

El planteamiento griego del tema de Dios se limitaba a su interpretación como inteligencia ordenadora, como causa final, o como razón cósmica, tal como aparece en Anaxágoras, Aristóteles y los estoicos, respectivamente. La materia no ha sido creada, es eterna. Para los cristianos Dios es un ser providente, preocupado por los asuntos humanos; un ser encarnado, que adopta la apariencia humana con todas sus consecuencias; un ser creador, omnipotente, único, pero también paternal. 

No menor dificultad representa la adecuación de la noción de verdad. El origen divino de la verdad, para los cristianos es difícilmente compatible con la racionalidad griega y la aceptación de los límites del conocimiento. 

Para los cristianos el hombre ha sido hecho a imagen de Dios y, dotado de un alma inmortal, su cuerpo resucitará al final de los tiempos , uniéndose a aquélla, siendo juzgado y mereciendo una recompensa o un castigo. Esto supone una concepción lineal de la historia, opuesta a la concepción cíclica de los griegos.

Los pensadores cristianos encuentran especialmente en el platonismo elementos compatibles con su fe, como el dualismo de mundos, la idea de Bien, como fuente de toda realidad, identificada con la idea de Uno, permite plantear el monoteísmo, 
el demiurgo se acerca a la idea de dios creador; la inmortalidad del alma, la afirmación platónica de un juicio final en el que se decide el posterior destino de las almas, 

San Agustín muestra una especial admiración por Platón. Por el contrario rechazará el epicureísmo, el escepticismo y el aristotelismo. 

No hay una distinción clara entre razón y fe en la obra de San Agustín. Existe una sola verdad, la revelada por la religión, y la razón puede contribuir a conocerla mejor. "Cree para comprender", nos dice, en una clara expresión de predominio de la fe, La sabiduría de los antiguos no sería para él más que ignorancia.

La sabiduría o conocimiento filosófico es conocimiento de las verdades universales y necesarias, las Ideas, siguiendo a Platón.
Pero no puede aceptar la eternidad del alma y la reminiscencia.
Las ideas se encuentran en la mente de Dios. Las ideas sólo se pueden conocer mediante una especial iluminación que Dios 

El ser humano es un compuesto de cuerpo y alma. La realidad más importante es el alma, dentro de la tradición platónica, concibiendo el cuerpo como un mero instrumento del alma. El alma es inmortal, pero no es eterna. Por lo que respecta a su origen San Agustín oscila entre dos posiciones: el creacionismo y el generacionismo o traducianismo. Según la primera Dios crearía el alma con ocasión de cada nuevo nacimiento de un ser humano (lo que plantearía problemas a la hora de explicar el pecado original ¿Crearía Dios almas imperfectas, manchadas por el pecado original?).

Según la otra teoría el alma se transmitiría de padres a hijos al ser generada por los padres, igual que éstos generan el cuerpo (de este modo se podría explicar la transmisión del pecado original, pero plantearía el problema de la unidad y simplicidad del alma individual ¿Transmitirían los padres una parte de su alma a sus hijos? ¿Quedaría entonces la suya fragmentada? etc.)

Respecto a la creación, es el resultado de un acto libre de Dios. Las esencias de todas las cosas creadas se encontraban en la mente de Dios como ejemplares o modelos de las cosas, tanto de las creadas en el momento original como de las que irían apareciendo con posterioridad. Es el llamado ejemplarismo.



3.2.1. Define conceptos de Tomás de Aquino, como razón, fe, verdad, Dios, creación, esencia, existencia, inmortalidad, Ley Natural, Ley positiva y precepto, entre otros, aplicándolos con rigor. 







3.2.2. Entiende y explica con claridad, tanto en el lenguaje oral como en el escrito, las teorías fundamentales de la filosofía de Tomás de Aquino, distinguiendo la relación entre fe y razón, las vías de demostración de la existencia de Dios y la Ley Moral, comparándolas con las teorías de la Filosofía Antigua. 


http://www.webdianoia.com/medieval/aquinate/aquino_teolg.htm

La obra de Sto. Tomás de Aquino es el resultado de la síntesis de la filosofía aristotélica con la tradición filosófica y teológica del cristianismo. Representa el momento cumbre de la Escolástica cristiana. Surgida en un entorno polémico, se irá imponiendo paulatinamente, hasta ser aceptada por la Iglesia.

La mayor parte de la metafísica tomista procede de Aristóteles, aunque también hay elementos procedentes del platonismo agustiniano y de la filosofía árabe.

La relación del cristianismo con la filosofía viene determinada, ya desde sus inicios, por el predominio de la fe sobre la razón. Esta actitud queda reflejada en el "Credo ut intelligam" de San Agustín. Santo Tomás de Aquino replanteará la relación entre la fe y la razón, dotando a ésta de una mayor autonomía.

La filosofía deja de ser la "criada de la teología". La razón tiene su propio ámbito de aplicación, dentro de la verdad única, al igual que ocurre con la fe. No excluye la colaboración entre ambas, y cierta sumisión de la razón a la fe en las cuestiones en que la razón no pueda definirse.

La existencia de Dios no es una verdad evidente para la razón, por lo que, quienes la afirmen, deberán probarla. Las diversas culturas no tienen la misma idea de Dios, ni siquiera todos los hombres pertenecientes a la misma cultura.

Para demostrarla no podemos partir de la idea de Dios, ya que eso es precisamente lo que se trata de demostrar. Tampoco podemos recurrir a la demostración "a priori ", puesto que esta demostración parte del conocimiento de la causa, y de él llega al conocimiento del efecto: pero Dios no tiene causa. Sólo nos queda, pues, partir del conocimiento que proporciona la experiencia humana, de los seres que conocemos, tomados como efectos, y remontarnos, a través de ellos, a su causa, es decir, argumentando " a posteriori ".


En la "Suma Teológica" encontramos las cinco pruebas tomistas de la demostración de la existencia de Dios, conocidas como las "cinco vías".

Primera vía: Movimiento: 
Nos consta por los sentidos que hay seres de este mundo que se mueven; pero todo lo que se mueve es movido por otro, y como una serie infinita de causas es imposible hemos de admitir la existencia de un primer motor no movido por otro, inmóvil. Y ese primer motor inmóvil es Dios.

Segunda vía: causalidad eficiente:
Nos consta la existencia de causas eficientes que no pueden ser causa de sí mismas, ya que para ello tendrían que haber existido antes de existir, lo cual es imposible. Además, tampoco podemos admitir una serie infinita de causas eficiente, por lo que tiene que existir una primera causa eficiente incausada. Y esa causa incausada es Dios.


Tercera vía: Contingencia: 
Hay seres que comienzan a existir y que perecen, es decir, que no son necesarios; si todos los seres fueran contingentes, no existiría ninguno, pero existen, por lo que deben tener su causa, pues, en un primer ser necesario , ya que una serie causal infinita de seres contingentes es imposible. Y este ser necesario es Dios.

Cuarta vía: Grados de perfección: 
Observamos distintos grados de perfección en los seres de este mundo (bondad, belleza,...) Y ello implica la existencia de un modelo con respecto al cual establecemos la comparación, un ser óptimo, máximamente verdadero, un ser supremo. Y ese ser supremo es Dios.

Quinta vía: Finalidad: 
Observamos que seres inorgánicos actúan con un fin; pero al carecer de conocimiento e inteligencia sólo pueden tender a un fin si son dirigidos por un ser inteligente. Luego debe haber un ser sumamente inteligente que ordena todas las cosas naturales dirigiéndolas a su fin . Y ese ser inteligente es Dios.

Santo Tomás afirmará la creación "ex nihilo", es decir, la creación del mundo mediante un acto de Dios totalmente libre. La nada no representa una materia informe preexistente, sino la inexistencia absoluta. El mundo tampoco es creado por "emanación" necesaria de la naturaleza divina (Plotino): Dios no está sujeto a ninguna necesidad, sino que crea libremente. En cuanto a saber si la creación ha tenido lugar en el tiempo Sto. Tomás afirma que la razón no puede zanjar esa cuestión, ya que tanto la tesis como la antítesis son indemostrables para la razón. Se adhiere, por ello, a lo que manifiesta la Revelación: que la creación tuvo lugar en el tiempo.

En cuanto al problema del mal en el mundo, afirma que Dios lo ha permitido (tanto el físico como el moral) para obtener un beneficio mayor: la libertad de la voluntad y el perfeccionamiento del mundo.


Sto. Tomás está de acuerdo con Aristóteles en la concepción teleológica de la naturaleza y de la conducta del hombre: toda acción tiende hacia un fin, el fin último hacia el que tienden todas las acciones humanas es la felicidad. 

Santo Tomás está de acuerdo en que la felicidad no puede consistir en la posesión de bienes materiales, pero a diferencia de Aristóteles, que identificaba la felicidad con el conocimiento, con la vida del filósofo, santo Tomás, en su continuo intento por la acercar aristotelismo y cristianismo, identifica la felicidad con la contemplación beatífica de Dios, con la vida del santo. La felicidad no se puede conseguir exclusivamente en el mundo terrenal.


Santo Tomás distingue entre ley divina y ley natural. La ley divina es la ordenación que Dios impone al mundo, al universo y a la sociedad hacia el bien. Aunque está fuera del alcance de la razón humana no es ni puede ser contraria a la razón.

En el entendimiento divino preexiste desde toda la eternidad el plan que dirigirá todas las acciones de sus criaturas hasta el fin del mundo; este plan es la ley eterna. Dios dirige a sus criaturas a un fin de acuerdo a su naturaleza. Los minerales, las plantas y los animales obedecen siempre a la ley de Dios, ya que están guiados por leyes físicas y biológicas, al ser humano con la ley natural puede dirijir su voluntad.

La ley moral natural está basada en la ley eterna o divina, la ley humana (ley positiva) deriva de la ley natural.
La ley natural son ciertas reglas de la naturaleza que gobiernan la conducta humana y que pueden ser descubiertas con la razón. Todo individuo que pueda decidir racionalmente es libre.
Aristóteles distingue entre justicia legal y natural. Los juristas romanos afirmaron la existencia de un derecho superior al positivo, común a todos los pueblos. 

Todos los seres humanos pueden conocer con la razón los principios básicos de la ley natural. Sin embargo, el pecado original y los pecados personales con frecuencia oscurecen su conocimiento, por lo que Dios ha querido revelarnos su Voluntad para que la conozcamos con certeza y sin ningún error.

















3.2.3. Discrimina las respuestas del agustinismo, la Filosofía árabe y judía y el nominalismo, identificando los problemas de la Filosofía Medieval y relacionándolas con las soluciones aportadas por Tomás de Aquino. 


La filosofía árabe nace al intentar solucionar los problemas que ofrece el encuentro del Corán con la filosofía aristotélica: la eternidad del mundo, la mortalidad del alma, la relación problemática entre razón y fe. Con la transmisión al occidente europeo de determinadas soluciones árabes, los filósofos y teólogos cristianos se encontraron propuestas para hacer frente a las mismas dificultades.

Averroes considera a Aristóteles el más sabio de los hombres. La  defensa de la filosofía de Aristóteles le lleva a sostener las siguientes tesis:
El alma es mortal, aunque cree que una parte de ella, el entendimiento agente, es eterna y común para todos los hombres.
La materia es coeterna con dios, no es por lo tanto creada.
Dios sólo conoce las formas universales, pero no a los individuos sensibles, por cuya suerte se desinteresa.

Averroes era un fiel musulmán y no creía que su doctrina estuviese en contradicción con la fe islámica. El que las verdades de la filosofía (aristotélica) y de la fe no coincidiesen literalmente lo explicaba  diciendo que hay tres tipos de hombres considerando su desarrollo espiritual:
Los filósofos: representan el grado de conocimiento más alto.
Los teólogos: representan el segundo grado de conocimiento, que opera a través de argumentos probables pero no necesarios.
El común del vulgo: representa el grado de conocimiento más bajo, el que es dado por la fe, que opera a través de la imaginación y los sentimientos.


La cultura judía se desarrolló en la Edad Media, sobre todo en los países árabes, y sufrió la influencia de la cultura islámica.

La armonización de culturas, iniciada por el judío Filón de Alejandría, es reasumida por nuevos pensadores hebreos. La filosofía cabalística judía es una manifestación clara de este transvase entre teorías diversas, que intentan armonizar fe judía y razón. La cábala es una interpretación mística y alegórica del Antiguo Testamento que pretende revelar un saber oculto acerca de Dios y del mundo.

Para Maimónides cuando lo narrado en el Antiguo Testamento contradice de modo obvio a la razón, debemos suponer que tales narraciones tienen un sentido alegórico. Cuando la posición del Antiguo testamento con respecto a un tema es clara, debemos asumirla. Este tipo de verdades claras no son nunca contradictorias con la razón.

A lo largo del siglo XIII, el averroísmo latino había insistido en la teoría de la "doble verdad", según la cual habría una verdad para la teología y una verdad para la filosofía, independientes una de otra. La verdad de la razón puede coincidir con la verdad de la fe, o no. Al ser independientes, no debe interferir una en el terreno de la otra. 

Cada una de ellas tendrá su objeto y método propio de conocimiento. La filosofía se ocupará del conocimiento de las verdades naturales, que pueden ser alcanzadas por la luz natural de la razón; y la teología se ocupará del conocimiento de las verdades reveladas. 

Santo Tomás rechazará esta teoría, insistiendo en la existencia de una única verdad, que puede ser conocida desde la razón y desde la fe.

Ello supone una modificación de la concepción tradicional (agustiniana) de las relaciones entre la razón y la fe. La filosofía deja de ser la "sierva" de la teología. La razón puede alcanzar algunas verdades por sí misma. Para san Agustín la razón en solitario lleva al escepticismo y al error.




3.2.4. Valora el esfuerzo de la filosofía de Tomás de Aquino por contribuir al desarrollo de las ideas, juzgando positivamente la universalidad de la Ley Moral. 

Dios nos ha dado la inteligencia para conocer su ley, que descubrimos dentro de nosotros. A esa ley la llamamos ley natural, y obliga a todos los hombres de todos los tiempos. Así podemos alcanzar la meta para la que hemos sido creados. El pecado puede oscurecer su conocimiento, por ejemplo, pueblos que permiten la poligamia, los sacrificios humanos, etc

La ley natural es universal porque que la naturaleza humana es esencialmente la misma en cualquier hombre; las variaciones étnicas, regionales, etc., son sólo accidentales. La ley natural no cambia con los tiempos ni con las condiciones históricas o culturales.
Toda las leyes humanas deben respetar la ley natural. Cuando una legislación establece normas o permite conductas que contradicen la ley natural, no hay obligación de seguirla, sino más bien de oponerse a ella.

Sto. Tomás de Aquino llama derechos naturales a lo que hoy llamamos derechos humanos, pues se fundan en nuestra naturaleza.




3.3.1. Conoce las tesis centrales del nominalismo de Guillermo de Ockam y su importancia para la entrada en la modernidad

http://www.webdianoia.com/medieval/ockham.htm

La autonomía de la razón con respecto a la fe proclamada por santo Tomás se convierte en independencia absoluta en Occam. La razón no está al servicio de la fe, ni la fe necesita de la razón. La fe depende estrictamente de la revelación, la razón no tiene nada que añadir ni quitar a la palabra divina. Esto conducirá a Occam a una posición mística y "anti-teológica" en los temas de la fe, y a una posición empirista en los temas de la razón.  lo que tiene importantes consecuencias en el campo filosófico y teológico.

Toda existencia depende de la voluntad absoluta de Dios. Dios crea el mundo con absoluta libertad. Si las esencias dependen de las ideas eternas se niega la libertad de Dios. Dios no crea las cosas porque son buenas, son buenas porque El las crea.

La ética queda desvinculada de cualquier principio racional, como la ley natural. Todos los preceptos morales dependen de la voluntad divina. Un acto es malo simplemente porque Dios lo prohíbe. Dios podía haber creado un orden moral en el que el robo, el crimen y el mismo odio a Dios hubieran sido actos meritorios.

Occam rechaza la posibilidad de conocer directamente las esencias, por iluminación o por abstracción. La intuición sensible nos permite entrar en contacto directamente con la realidad individual y concreta, postura conocida con el nombre de nominalismo.
El conocimiento abstractivo no es posible, porque lo universal no es real. Los conceptos no representan esencias: son signos de carácter lingüístico que se forman a partir de la experiencia, por generalización.

El principio de economía, también conocido como la "navaja de Ockham", 
exige simplicidad en la explicación de los sucesos reales, supone el rechazo de lo superfluo, de lo que no aparezca de modo inmediato a la intuición sensible.

Estos planteamientos tendrán continuidad en el empirismo y en el neopositivismo lógico. 







sábado, 1 de octubre de 2016

ESTANDARES DE HISTORIA DE LA FILOSOFIA

DESCARGA DE ESTANDARES



Bloque 1. Elementos transversales.
1.1.1. Comprende el sentido global de los textos más relevantes de los autores estudiados, reconociendo los planteamientos que se defienden.
1.1.2. Analiza las ideas del texto, identificando la conclusión y los conceptos e ideas relevantes, reconociendo la estructura del texto y el orden lógico de sus ideas.
1.1.3. Argumenta la explicación de las ideas presentes en el texto, relacionándolas con la filosofía del autor y los contenidos estudiados.
1.2.1. Argumenta sus propias opiniones con claridad y coherencia, tanto oralmente como por escrito.
1.2.2. Utiliza el diálogo racional en la defensa de sus opiniones, valorando positivamente la diversidad de ideas y a la vez, apoyándose en los aspectos comunes.
1.3.1. Sintetiza correctamente la filosofía de cada autor, mediante esquemas de sus contenidos fundamentales, clasificándolos en los núcleos temáticos que atraviesan la historia de la filosofía: realidad, conocimiento, ser humano, ética y política.
1.3.2. Elabora listas de vocabulario de conceptos, comprendiendo su significado y aplicándolos con rigor, organizándolos en esquemas o mapas conceptuales, tablas cronológicas y otros procedimientos útiles para la comprensión de la filosofía del autor.
1.3.3. Selecciona información de diversas fuentes, bibliográficas y de Internet, reconociendo las fuentes fiables.
1.3.4. Realiza redacciones o disertaciones, trabajos de investigación y proyectos que impliquen un esfuerzo creativo y una valoración personal de los problemas filosóficos planteados en la Historia de la Filosofía.
1.4.1. Utiliza las herramientas informáticas y de la web 2.0, como wikis, blogs, redes sociales, procesador de textos, presentación de diapositivas o recursos multimedia, para el desarrollo y la presentación de los trabajos.
1.4.2. Realiza búsquedas avanzadas en Internet sobre los contenidos de la investigación, decidiendo los conceptos adecuados.
1.4.3. Colabora en trabajos colectivos de investigación sobre los contenidos estudiados,mediante herramientas TIC de carácter social.
1.4.4. Publica sus opiniones sobre las cuestiones planteadasutilizando herramientas TIC de carácter social, y crea contenidos.
1.4.5. Comenta a través de Redes Sociales, Foros, Blogs, Wikis o comunidades virtuales las opiniones publicadas sobre cuestiones filosóficas, respetando las discrepancias y argumentando de manera constructiva.

Bloque 2. La Filosofía en la Grecia Antigua
2.1.1. Utiliza conceptos de Platón, como Idea, mundo sensible, mundo inteligible, bien, razón, doxa, episteme, universal, absoluto, dualismo, reminiscencia, transmigración, mimesis, methexis, virtud y justicia, entre otros, aplicándolos con rigor.
2.1.2. Entiende y explica con claridad, tanto en el lenguaje oral como en el escrito, las teorías fundamentales de la filosofía de Platón, analizando la relación entre realidad y conocimiento, la concepción dualista del ser humano y de la estructura social, así, como, la dimensión antropológica y política de la virtud.
2.1.3. Distingue las respuestas de la corriente presocrática en relación al origen del Cosmos, los conceptos fundamentales de la dialéctica de Sócrates, su intelectualismo moral y el convencionalismo democrático de los Sofistas, su relativismo moral, identificando los problemas de la Filosofía Antigua y relacionándolos con las soluciones aportadas por Platón.
2.1.4. Respeta el esfuerzo de la filosofía de Platón por contribuir al desarrollo de las ideas y a los cambios sociales de la Grecia Antigua, valorando positivamente el diálogo como método filosófico, el nacimiento de las utopías sociales, el sentido del gobernante-filósofo o su defensa de la inclusión de las mujeres en la educación.
2.2.1. Utiliza con rigor conceptos del marco del pensamiento de Aristóteles, como substancia, ciencia, metafísica, materia, forma, potencia, acto, causa, efecto, teleología, lugar natural, inducción, deducción, abstracción, alma, monismo, felicidad y virtud entre otros.
2.2.2. Comprende y explica con claridad, tanto en el lenguaje oral como en el escrito, las teorías fundamentales de la filosofía de Aristóteles, examinando su concepción de la metafísica y la física, el conocimiento, la ética eudemonística y la política, comparándolas con las teorías de Platón.
2.2.3. Describe las respuestas de la física de Demócrito, identificando los problemas de la Filosofía Antigua y relacionándolas con las soluciones aportadas por Aristóteles.
2.2.4. Valora el esfuerzo de la filosofía de Aristóteles por contribuir al desarrollo del pensamiento occidental, valorando positivamente el planteamiento científico de las cuestiones.
2.3.1 Describe las respuestas de las doctrinas éticas helenísticas e identifica algunos de los grandes logros de la ciencia alejandrina.

Bloque 3. La Filosofía Medieval.
3.1.1. Explica el encuentro de la Filosofía y la religión cristiana en sus orígenes, a través de las tesis centrales del pensamiento de Agustín de Hipona.
3.2.1. Define conceptos de Tomás de Aquino, como razón, fe, verdad, Dios, creación, esencia, existencia, inmortalidad, Ley Natural, Ley positiva y precepto, entre otros, aplicándolos con rigor.
3.2.2. Entiende y explica con claridad, tanto en el lenguaje oral como en el escrito, las teorías fundamentales de la filosofía de Tomás de Aquino, distinguiendo la relación entre fe y razón, las vías de demostración de la existencia de Dios y la Ley Moral, comparándolas con las teorías de la Filosofía Antigua.
3.2.3. Discrimina las respuestas del agustinismo, la Filosofía árabe y judía y el nominalismo, identificando los problemas de la Filosofía Medieval y relacionándolas con las soluciones aportadas por Tomás de Aquino.
3.2.4. Valora el esfuerzo de la filosofía de Tomás de Aquino por contribuir al desarrollo de las ideas, juzgando positivamente la universalidad de la Ley Moral.
3.3.1. Conoce las tesis centrales del nominalismo de Guillermo de Ockam y su importancia para la entrada en la modernidad

Bloque 4. La Filosofía en la Modernidad
4.1.1.Comprende la importancia intelectual del giro de pensamiento dado en el Renacimiento
4.1.2. Explica las ideas ético-políticas fundamentales de N. Maquiavelo, y compara con los sistemas ético-políticos anteriores
4.2.1. Identifica conceptos del racionalismo cartesiano como, razón, certeza, método, duda, hipótesis, cogito, idea, substancia y subjetivismo entre otros, aplicándolos con rigor.
4.2.2. Comprende y explica con claridad, tanto en el lenguaje oral como en el escrito, las teorías fundamentales de la filosofía de Descartes, analizando el método y la relación entre conocimiento y realidad a partir del cogito y el dualismo en el ser humano, comparándolas con las teorías de la Filosofía Antigua y Medieval.
4.2.3. Describe las respuestas de la Filosofía Humanista sobre la naturaleza humana y el monismo panteísta de Spinoza, identificando los problemas de la Filosofía Moderna y relacionándolas con las soluciones aportadas por Descartes.
4.2.4. Estima el esfuerzo de la filosofía de Descartes por contribuir al desarrollo de las ideas y a los cambios socioculturales de la Edad Moderna, valorando positivamente la universalidad de la razón cartesiana.
4.3.1. Utiliza conceptos de Hume, como escepticismo, crítica, experiencia, percepción, inmanencia, asociación, impresiones, ideas, hábito, contradicción, causa, creencia, sentimiento, mérito, utilidad, felicidad, contrato social, libertad y deber, entre otros, usándolos con rigor.
4.3.2. Entiende y explica con claridad, tanto en el lenguaje oral como en el escrito, las teorías fundamentales de la filosofía de Hume, distinguiendo los principios y elementos del conocimiento, respecto a la verdad, la crítica a la causalidad y a la substancia y el emotivismo moral, comparándolas con las teorías de la Filosofía Antigua, Medieval y con el racionalismo moderno.
4.3.3. Conoce y explica las ideas centrales del liberalismo político de Locke, identificando los problemas de la Filosofía Moderna y relacionándolas con las soluciones aportadas por Hume.
4.3.4. Valora el esfuerzo de la filosofía de Hume por contribuir al desarrollo de las ideas y a los cambios socioculturales de la Edad Moderna, juzgando positivamente la búsqueda de la felicidad colectiva.
4.4.1. Comprende los ideales que impulsaron los ilustrados franceses y explica el sentido y trascendencia del pensamiento de Rousseau, desde su crítica social hasta la defensa del contrato social y la voluntad general.
4.5.1. Aplica conceptos de Kant, como sensibilidad, entendimiento, razón, crítica, trascendental, ciencia, innato, juicio, a priori, a posteriori, facultad, intuición, categoría, ilusión trascendental, idea, ley, fenómeno, noúmeno, voluntad, deber, imperativo, categórico, autonomía, postulado, libertad, dignidad, persona, paz y pacto, entre otros, utilizándolos con rigor.
4.5.2. Entiende y explica con claridad, tanto en el lenguaje oral como en el escrito, las teorías fundamentales de la filosofía de Kant, analizando las facultades y límites del conocimiento, la Ley Moral y la paz perpetua, comparándolas con las teorías de la Filosofía Antigua, Medieval y Moderna.
4.5.3. Relaciona la teoría política de Rousseau con las soluciones aportadas por Kant.
4.5.4. Respeta el esfuerzo de la filosofía de Kant por contribuir al desarrollo de las ideas y a los cambios sociales de la Edad Moderna, valorando positivamente la dignidad y la búsqueda de la paz entre las naciones y criticando el androcentrismo de la razón.

Bloque 5. La Filosofía Contemporánea
5.1.1. Identifica conceptos de Marx, como dialéctica, materialismo histórico, praxis, alienación, infraestructura, superestructura, fuerzas productivas, medios de producción, lucha de clases, trabajo, plusvalía y humanismo, entre otros, utilizándolos con rigor.
5.1.2. Conoce y explica con claridad, tanto en el lenguaje oral como en el escrito, las teorías fundamentales de la filosofía de Marx, examinando el materialismo histórico la crítica al idealismo, a la alienación a la ideología y su visión humanista del individuo.
5.1.3. Identifica los problemas de la Filosofía Contemporánea relacionándolas con las soluciones aportadas por Marx.
5.1.4. Valora el esfuerzo de la filosofía de Marx por contribuir al desarrollo de las ideas y a los cambios sociales de la Edad Contemporánea, juzgando positivamente la defensa de la igualdad social.
5.2.1. Define conceptos de Nietzsche, como crítica, tragedia, intuición, metáfora, convención, perspectiva, genealogía, transvaloración, nihilismo, superhombre, voluntad de poder y eterno retorno, entre otros, aplicándolos con rigor.
5.2.2. Entiende y explica con claridad, tanto en el lenguaje oral como en el escrito, las teorías fundamentales de la filosofía de Nietzsche, considerando la crítica a la metafísica, la moral, la ciencia, la verdad como metáfora y la afirmación del superhombre como resultado de la inversión de valores y la voluntad de poder, comparándolas con las teorías de la Filosofía Antigua, Medieval, Moderna y Contemporánea.
5.2.3. Distingue las respuestas de Schopenhauer en su afirmación de la voluntad, identificando los problemas de la Filosofía Contemporánea y relacionándolas con las soluciones aportadas por Nietzsche.
5.2.4. Estima el esfuerzo de la filosofía de Nietzsche por contribuir al desarrollo de las ideas y a los cambios sociales de la Edad Contemporánea, valorando positivamente la defensa de la verdad y la libertad.
5.3.1. Utiliza conceptos aplicándolos con rigor como objetivismo, ciencia, europeización, Filosofía, mundo, circunstancia, perspectiva, razón vital, Raciovitalismo, vida, categoría, libertad, idea, creencia, historia, razón histórica, generación, hombre-masa y hombre selecto, entre otros.
5.3.2. Comprende y explica con claridad, tanto en el lenguaje oral como en el escrito, las teorías fundamentales de la filosofía y del análisis social de Ortega y Gasset, relacionándolas con posturas filosóficas como el realismo, el racionalismo, el vitalismo o el existencialismo, entre otras.
5.3.3. Respeta el esfuerzo de la filosofía de Ortega y Gasset por contribuir al desarrollo de las ideas y a los cambios sociales y culturales de la Edad Contemporánea española, valorando positivamente su compromiso con la defensa de la cultura y la democracia.
5.4.1. Identifica conceptos de Habermas, como conocimiento, interés, consenso, verdad, enunciado, comunicación, desigualdad o mundo de la vida y conceptos de la filosofía postmoderna, como deconstrucción, diferencia, cultura, texto, arte y comunicación, entre otros, aplicándolos con rigor.
5.4.2. Entiende y explica con claridad, tanto en el lenguaje oral como en el escrito, las teorías de la filosofía de Habermas, distinguiendo los intereses del conocimiento y la teoría de la acción comunicativa y las teorías fundamentales de la postmodernidad, considerando la deconstrucción de la modernidad, desde la multiplicidad de la sociedad de la comunicación.
5.4.3. Identifica y reflexiona sobre las respuestas de la filosofía crítica de la Escuela de Frankfurt, identificando los problemas de la Filosofía Contemporánea.
5.4.4. Estima el esfuerzo de la filosofía de Habermas y del pensamiento postmoderno por contribuir al desarrollo de las ideas y a los cambios sociales de la Edad Contemporánea, valorando positivamente su esfuerzo en la defensa del diálogo racional y el respeto a la diferencia.
5.5.1. Conoce las tesis características del pensamiento posmoderno como la crítica a la razón ilustrada, a la idea de progreso, el pensamiento totalizador, la trivialización de la existencia, el crepúsculo del deber o la pérdida del sujeto frente a la cultura de masas, entre otras.

5.5.2. Explica y argumenta sobre las principales tesis de filósofos postmodernos como Vattimo, Lyotard y Baudrillard reflexionando sobre su vigencia actual.